MUCHOS DÍAS FELICES


anterior / siguiente / ir al listado

Octavio Barrionuevo

Era una mañana de verano del año 1993, en San Nicolás de los Arroyos, cuando se oyó el sonido del timbre del colegio primario dando fin al recreo, yo por encontrarme cerca a mi aula ingrese rápidamente, pero al darme cuenta que era el único allí, decidí salir hacia el pasillo y esperar el ingreso del resto de mis compañeros, fue en ese breve instante cuando ocurrió mi "momento de felicidad" el más importante en mi corta vida (en aquel entonces contaba con 12 años de edad). Al salir del aula totalmente distraído, siento el más suave y desconocido calor que nunca habían experimentado mis labios...si, recibí mi primer beso. Fue tan rápido e inesperado, que solo oí sus pasos, ella venia corriendo y a levantar mi mirada me encontré con el más hermoso e inolvidable beso. Me quede unos segundos inmóvil, para luego llenar mi rostro de una inmensa sonrisa, mi corazón lo sentía latiendo en mi garganta, por lo que no pude decir nada. Yo parado en el pasillo, ella entrando al aula, luego se dio media vuelta, me miro, se sonrió y yo le respondí con la misma sonrisa, agradeciéndole por llenar de felicidad mi corazón, con ese acto de amor  tan espontaneo. Hoy, año 2015, solo me gustaría decirle una cosa…gracias Flavia!





seguinos en facebook   seguinos en twitter