MUCHOS DÍAS FELICES


anterior / siguiente / ir al listado

Irma Verolín

La felicidad es la silueta de mi madre bajando la escalera tres días
antes de morir, la felicidad es nada más y suficiente una escalera que
puedo transitar yo, que tengo  apenas cinco años y dos piernas y
también estos ojos que ven a mi madre descendiendo esa  vieja escalera
de pórtland delante de mí.  La pollera de mi madre  flota, se
desvanece en el aire, juega para que yo la vea, baila, es amplia
aunque el tiempo no alcance y el eco de cada pie al rozar los
escalones me repercuta entre las sienes. Sí, la felicidad es una
escalera larga, muy larga con una madre que va y viene dejándose
llevar por un aire que ya se sacude en la terraza y nos abraza a las
dos en este descender hacia ninguna parte porque el patio, allá abajo,
es  únicamente ese sitio donde tres días después mamá ya no estará.
Nadie puede sacarme de la cabeza que las escaleras deberían ser
circulares, deberían imitar el remolino de las galaxias o el zarandeo
de una cuchara dentro de la copa de leche, me dejo llevar por su recta
y empinada arquitectura siempre detrás de mamá o una pollera
desenredándose en el aire que promete ser viento de un instante a
otro. Faltan tres días, sólo tres días para que la felicidad deje de
estar viva y se convierta de una vez por todas en una triste palabra.
Después la escribiré con mi lapicera de pluma cucharita, en la
escuela, sentada en el pupitre de madera, cuando mamá no esté, cuando
el patio se deforme y pierda sus contornos y la escalera se olvide del
vaivén de polleras, deslizamientos, pasos y de la engullida felicidad.





seguinos en facebook   seguinos en twitter