MUCHOS DÍAS FELICES


anterior / siguiente / ir al listado

Laura Muchnik

Un día feliz


 


Miré la cara de Tom y Emma, luego la de mi tercera hija,  gestándose. Creo que ese instante, que ocurrió hace muy poco, es el resultado no sólo de un día feliz, de muchos. Fuimos los cuatro juntos a confirmar que este embarazo, a los 42 años, va muy bien, y que el deseo de centrarme en lo importante, llegó.


A partir de esta escena, estos minutos, no diría de este día - porque suena un poco ambicioso- recordé a mi madre que tuvo a Joaquín a una edad parecida y que me pidió que la acompañe para que nos dieran la noticia juntas,  el viaje a París de diciembre, la hermosa foto de Emma, cuando Tom a los cuatro años leyó sin saber que podía hacerlo y saltamos juntos de alegría, la confesión sobre Patxi Andion, el primer viaje a Europa y la sensación de libertad absoluta, de poder seguir buscando hasta encontrar algo muy bueno; la primera vez que compré una obra, cada vez que compré una obra, cuando Sergio dibujó la casa que hicimos en Capilla, cuando fui a nadar y descubrí que era un lugar maravilloso para pensar , el viaje a Pinamar en mi primer auto, cuando no quise bajar de las pirámides en México y mis amigas me protegieron del vértigo, Isla Mujeres, cuando volví a Colonia después de algunos años, cuando compré mi primer departamento en Agote, el día del concierto en una Iglesia, Madame Butterfly, cuando hice trabajos que tuvieron sentido y que ayudaron de alguna manera a alguien, cuando escuché una buena razón para comprometerme, cuando lo logré, cuando sentí que había elegido, fui elegida y tuve calma, cada vez que le hice caso a mi intuición.  Mis mejores días siempre estuvieron ligados a la búsqueda y al encuentro, y recordarlo, me hace feliz.





seguinos en facebook   seguinos en twitter