MUCHOS DÍAS FELICES


anterior / siguiente / ir al listado

Barb Pistoia

“Antes que la casa se vacíe como todos los eneros, antes que los hombres brinden por la paz entre sus ruidos celebrados que suenan a armas... en ese instante preciso recibí visitas. Yo, que nací en la ciudad pero soy de la lejanía, que nací en verano pero soy de los vientos, y te abrazo como la lluvia porque me gusta compartirte tierra fresca... Tan libre, tan estrella, tan sola pero nunca soltera… Yo, la que registra su cuerpo en su diario de súper vivencias, la que acababa de salir del fin del mundo para viajarme al mundo de los inicios… Ahí estaba, por primera vez entregándome desde mi ovario en do re mi fa sol, casi madre, casi niñera que no le escapa a su niña y sabe mucho de ser brava hija. Ahí estaba entre mis piernas, recostados entre libros con hombros libres de temperaturas presas… Un trueno, un fuego y una luz. Mi compañero, nuestra primera lluvia y una sensación nueva en ese puente fantástico de construirnos recuerdos entre los dos. Qué maravilla la respuesta inmediata, la presencia exacta y una protección en viceversa. Tan chiquito que jamás se escaparía de mis manos, es mirarlo y saberlo: el monoambiente en tu ausencia siempre será la casa más grande, aun volviéndome tan cursi y tan básica, tan mediocre que me sale el alma porque en tu memoria no deje de latir nuestra historia temporaria que no es de verano solamente. Y te voy tirando cortos versos, ¿no ves que quiero tu amor tanto que no guardo ni un poquito del mío? Sonrojo y me vuelo luna sobre el mar, así mojada te llevo un desayuno a la cama que nunca queres compartir. Dame naturaleza y te cumplo todos los deseos, comenzando ya. Vos sos, vos sabes, vos estás. Siempre me gustaron los chicos del lado del lío, del asiento del fondo y del boletín en rojo con cabeza de libro abierto. ¿Cómo se puede ser tan eterno con la felicidad de tu ceño? Para mi fuego, el cielo es tan solo el techo que la astrología me regala y ahora sé que fue el día que conocí el detalle, cuando nunca mas pude alejarme... Mi compañero, nuestra primera lluvia y un despertar feliz que jamás cesará…”





seguinos en facebook   seguinos en twitter